La clave sueca para la eterna juventud

La clave sueca para la eterna juventud

Un estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine indico que las razones que hacen que los suecos sean unos de los “pueblos” más longevos del mundo. Y encontró algo maravilloso por lo accesible: las conclusiones revela que los hábitos cotidianos o los  tienen un impacto en las personas mayores mucho mayor al que se creía.

La investigación, que se prolongó por 12 años e involucró a 4.232 voluntarios mayores de 60 años, constató que hubo una reducción del 30% en la tasa de muerte por enfermedad entre quienes quienes realizaban tareas cotidianas agradables para ellos en forma regular: lavar el auto, hacer jardinería, caminar, recoger frutos del bosque, entre otras actividades mantienen a la gente mayor con un fuerte apego a la vida y, sobre todo, lejos del sofá.

Con un promedio de 82 años, Suecia es uno de los países con más alta expectativa de vida del mundo. En el ranking de la Organización Mundial para la Salud, figura sólo por debajo de Japón, Suiza y San Marino (con 83 años), y está a la par de Canadá, Australia, España, Israel, Italia, Islandia, Francia, Luxemburgo, Mónaco y Qatar.

Según los expertos que participaron del estudio, “las personas mayores tienden a pasar más tiempo de una forma sedentaria y a hacer menos ejercicio que grupos de otras edades”. Por eso, el movimiento y la actividad que suponen estos hobbies o hábitos influyen mucho en la salud.

Los especialistas del Hospital Universitario Karolinska, de Estocolmo, analizaron los niveles de actividad de las personas mayores que arreglan sus autos, realizan trabajos de casa, se encargan del jardín, recogen frutos del bosque o hacen otras actividades como salir de caza, algo que ellos consideran “el tipo de ejercitación intermedia entre el gimnasio y sentarse a ver televisión”.

Según concluye el estudio, la clave está en mantenerse alejado del sofá. Las personas que son más activas a diario tienen menor riesgo de sufrir un infarto, reza el informe. “La diferencia más grande se encontró entre quienes se mantenían en movimiento sin hacer ejercicio formal y quienes no hacían absolutamente nada”, revela

Los datos son contundentes: “Mantenerse activo redujo el riesgo a tener un ataque al corazón o un accidente cerebro vascular (ACV) en un 27%, y la muerte por cualquier causa en un 30%”. Según el estudio, “una vida diaria generalmente activa tiene importantes asociaciones benéficas con la salud cardiovascular y la longevidad en las personas mayores, que parece ser independiente al ejercicio regular”.

Los investigadores dicen que estos hallazgos tienen una “alta relevancia clínica” para las personas de edad avanzada, quienes corren el riesgo de pasar mucho tiempo sentados o acostados en sus camas. Los científicos sugieren que estar sentado por largos períodos puede reducir el ritmo metabólico de las personas, o que una falta de actividad puede alterar las hormonas que se producen en el tejido muscular.

 

 

Fuentes:

– British Journal of Sports Medicine

-Buenavibra.es

Foto:  Pexel.