Filofobia, el miedo a enamorarse.

Filofobia, el miedo a enamorarse.

¿Qué es?

Este concepto proviene del griego “filos”, que significa “amante o amado’ y phobia, que significa miedo. En otras palabras es el miedo a enamorarse.

La filofobia se desarrolla cuando una persona se ha enfrentado a algún trauma o problema relacionado con el amor en el pasado, pero también puede ser fobia crónica. Esto afecta a su calidad de vida y evita que se comprometa con otras personas.

Algunos de los patrones conductuales que acompañan a este miedo son los siguientes:

  • Incapacidad para abrirse a alguien a nivel emocional y en ocasiones de manera íntima.
  • Las personas que pasan por este trastorno tienden a querer vivir su vida en soledad, sin pareja.
  • Problemas al respirar, náuseas y hasta taquicardia son algunos síntomas que se generan cuando deben enfrentarse a la persona de la que temen enamorarse.
  • Buscan relacionarse con personas muy diferentes a ellos pensando que de esta manera se llegará al fracaso de la unión.

¿La filofobia tiene síntomas?

La licenciada en psicología por la Universidad de Barcelona, Ciara Molina comparte los siguientes:

  • Náuseas
  • Sudoración excesiva
  • Taquicardia
  • Ataques de pánico
  • Temblores
  • Sensación de falta de oxígeno
  • Confusión mental
  • Pérdida de Control
  • Impulsividad

¿Qué puedo hacer si sufro Filofobia?

Si eres una de esas personas que padeces miedo a enamorarte, has de tener en cuenta que no estás solo, que hay mucha gente a la que le ocurre lo mismo que a ti y que, si sigues una serie de consejos y pautas, es probable que logres superar la Filofobia. 

1. Exponte al miedo

En casos menos severos del trastorno, la simple exposición al miedo es una buena manera de vencerlo. En muchas ocasiones pensamos demasiado en las consecuencias negativas y luego nos damos cuenta de que no era para tanto. 

2. Vive el presente

Para tratar de tener cierto  control emocional se debe vivir la relación día a día, es decir, vivir el presente. Hay que procurar dejar atrás pensamientos irracionales creados por experiencias pasadas y expectativas futuras. Cada situación y persona es distinta a las demás, por ello debemos centrar nuestra atención en el momento presente sin ver mucho más allá. De esta manera, controlaremos la ansiedad asociada a esta fobia. 

3. Expresa tus temores

La comunicación es un factor clave en toda relación y para poder sentirnos más fuertes a la hora de afrontarlo. Debemos hacer partícipe a nuestra pareja o familiares de lo que nos sucede. Hacer conocedora de nuestros miedos a otra persona de confianza, nos ayudará a que entiendan mejor nuestras reacciones y por tanto la tensión emocional se verá reducida.

4. Concédete el tiempo necesario

Este tipo de bloqueos emocionales suelen ocurrir porque tenemos, todavía, algunos episodios dolorosos que nublan nuestra mente. No es buena idea que queramos superar nuestros temores de un día para otro. Los conflictos emocionales pueden tardar algunos días, semanas e incluso meses en ir cicatrizando. Forzarse a relacionarse con los demás de un modo íntimo no es una buena idea si aún estamos devastados emocionalmente.

5. Acude a un profesional

Como la Filofobia es un trastorno de ansiedad provocado por experiencias negativas anteriores, familiares o relacionales, se recomienda acudir a un profesional de la salud si no es posible superarlo solo. La terapia cognitivo-conductual y la desensibilización afectiva han demostrado ser muy eficaces en la superación de trastornos fóbicos.

Referencias bibliográficas:

  • Cavallo, V. (1998). International Handbook of Cognitive and Behavioural Treatments for Psychological Disorders. Pergamon. pp. 5-6.
  • Muyinteresante.com.mx
  • psicologiaymente.com
  • Foto: pexels.