La obsesión tiene origen genético

La obsesión tiene origen genético

Un equipo internacional de científicos del Broad Institute of MIT and Harvard y otras instituciones, ha encontradoevidencia de cuatro genes que pueden vincularse con el trastorno obsesivo compulsivo ( TOC). En el artículo, que ha sido publicado en la revista Nature Communications, los expertos describen su enfoque para aislar los genes vinculados a este trastorno de ansiedad y lo que encontraron como resultado.

“Lavarse las manos continuamente, morderse las uñas u ordenar de forma enfermiza la ropa, son algunas de las variantes de este trastorno”.

Charles Dickens o Marcel Proust lo padecían y se cree que Nikola Tesla y Charles Darwin, también. El trastorno obsesivo-compulsivo es una dolencia psiquiátrica caracterizada por pensamientos recurrentes y persistentes, que provocan miedo, inquietud, aprensión o preocupación, y conductas repetitivas denominadas compulsiones, para mitigar dicha ansiedad.

Así, las personas que lo padecen tienden a repetir comportamientos compulsivos porque su cerebro les dice que algo no se ha resuelto adecuadamente y experimentan la urgencia de resolver un problema, como volver a  lavarse las manos.

Con todas estas muestras, los investigadores se centraron en 600 genes específicos posiblemente relacionados con el TOC y, en algunos casos, con el autismo, pues muchas personas con el trastorno del espectro autista tienen comportamientos repetitivos. Tras un análisis minucioso, los científicos aislaron cuatro genes que eran diferentes en aquellas personas con TOC (previamente identificados como importantes en la creación de circuitos cerebrales implicados en la construcción de enlaces entre las regiones del tálamo, el cuerpo estriado y la corteza).

Se trata de un hallazgo notable, ya que el cuerpo estriado del cerebro desempeña un papel clave en el aprendizaje y también en la transmisión de mensajes del tálamo a la corteza cerebral.

Los investigadores sugieren que los 4 genes mutados podrían causar niveles más altos o más bajos de los niveles normales de serotonina, lo que a su vez podría provocar la interrupción de la información según la interpreta el cerebro, causando una anomalía en este circuito cerebral. 

Uno de los genes identificados (concretamente el gen HTR2A) codifica un receptor de serotonina, un neurotransmisor vinculado al desarrollo de ciertos trastornos como la ansiedad, el estrés, ciertas fobias y la depresión.

Este desequilibrio en la regulación serotoninérgica del trastorno obsesivo-compulsivo podría explicar los beneficios obtenidos en el 60% de los pacientes que han sido tratados con antidepresivos (pues el fármaco incrementa los niveles de serotonina en el organismo).

 

Referencia: Hyun Ji Noh et al. Integrating evolutionary and regulatory information with a multispecies approach implicates genes and pathways in obsessive-compulsive disorder, Nature Communications (2017). DOI: 10.1038/s41467-017-00831-x – MuyInteresante

 
La depresión aumenta el riesgo de muerte prematura